Sentencia nº 1378-2022 de Corte Suprema de Justicia - Corte Suprema de 28 de Junio de 2023

PonenteAgresión sexual con agravación de la pena en concurso real
PresidenteDebida diligencia; Sentencia, Caso V.R.P, V.P.C y otros Vs. Nicaragua; BELEM DO PARA; Víctima niña de 8 años de edad; Falta de fundamentación; Agresor maestro de la víctima
Fecha de Resolución28 de Junio de 2023
EmisorCorte Suprema

28/06/2023 – PENAL

1378-2022

DOCTRINA

Procede declarar con lugar el recurso de casación por motivo de forma, con base en el artículo 440 numeral 6 del Código Procesal Penal, si en su fallo la Sala de la Corte de Apelaciones no da las razones lógicas y jurídicas por las que consideró declarar sin lugar la pretensión de la entidad apelante.

En el presente caso, la Sala no explicó la logicidad en el razonamiento del Tribunal de Sentencia al meritar la prueba testimonial, pericial y documental diligenciada en el juicio oral y público, se limitó a referir los argumentos del sentenciante, sin realizar sus propios razonamientos que reflejaran el análisis del fallo impugnado y la aplicación de las reglas de la sana crítica razonada en la valoración de la prueba. Al no hacerlo, no cumplió con la obligación legal de fundamentación.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CÁMARA PENAL.Guatemala, veintiocho de junio de dos mil veintitrés.

I)Se integra con los suscritos magistrados, de conformidad con el punto segundo del acta número cuarenta y seis guion dos mil veintidós de fecha doce de octubre de dos mil veintidós, correspondiente a sesión extraordinaria de la Corte Suprema de Justicia, con fundamento en el artículo segundo de la Constitución Política de la República de Guatemala, el artículo setenta y uno de la Ley del Organismo Judicial y la opinión consultiva emitida por la Corte de Constitucionalidad el ocho de octubre de dos mil diecinueve, expediente cinco mil cuatrocientos setenta y siete - dos mil diecinueve.II)Se tiene a la vista para dictar sentencia el recurso de casación por motivo de forma, interpuesto por el Ministerio Público, contra el fallo dictado por la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal, de Delitos de F. y otras formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, el seis de julio de dos mil veintidós, en el proceso instruido en contra de E.R.C.G., por el delito de agresión sexual con agravación de la pena en concurso real.

El Ministerio Público comparece por medio de la agente fiscal G.L.M.G., el procesado lo hace con el auxilio de la abogada defensora K.V.V.V.; como querellante adhesivo se constituyó la Procuraduría General de la Nación, a través de la abogada K.Y.F.R..

ANTECEDENTES

A) HECHOS ACUSADOS:«“HECHO I“Que UstedE.R.C.G.,a principios del año dos mil diecinueve, sin tener fecha y hora exacta, en el interior del aula en el que se imparten clases del grado de tercero primaria, de la Escuela Oficial Rural Mixta ochocientos veintitrés, ubicada en el Sector Buenos Aires Lote veinticuatro, Cuchilla del Carmen Del Municipio de Santa Catarina Pínula, departamento de Guatemala, lugar donde usted impartía clases por ejercer la profesión de Maestro, realizó actos con fines sexuales o eróticos en contra de la niña (…), de ocho años de edad, quien es su alumna, en virtud que aprovechándose de la vulnerabilidad de la niña en cuanto a su minoría de edad, y de la posición de poder que ejercía sobre ella por ser su maestro encargado de su educación, le levantó la falda del uniforme y con su mano le tocó los glúteos sobre el bloomer, vulnerando de esa manera la indemnidad sexual de la niña.HECHO II:Que U.E.R.C.G.,el día lunes dos de septiembre de dos mil diecinueve, sin que la víctima pueda recordar hora exacta únicamente que fue en horario de la tarde, en el interior del aula en el que se imparten clases del grado de tercero primaria, de la Escuela Oficial Rural Mixta ochocientos veintitrés ubicada en el Sector Buenos Aires Lote veinticuatro Cuchilla del Carmen Del Municipio de Santa Catarina Pínula, departamento de Guatemala, lugar donde usted impartía clases por ejercer la profesión de Maestro, realizó actos con fines sexuales o eróticos en contra de la niña (…), de ocho años de edad, quien es su alumna, en virtud que aprovechándose de la vulnerabilidad de la niña en cuanto a su minoría de edad, y de la posición de poder que ejercía sobre ella por ser su maestro encargado de su educación, usted al momento en que la niña se acercó a entregarle tareas, usted le levantó la falda del uniforme y con su mano le tocó los glúteos sobre el bloomer, vulnerando de esa manera la indemnidad sexual de la niña, según indica la victima que ésta fue la última vez que usted realizó dichas acciones antijurídicas en su contra, ya que usted realizó dichas acciones en muchas ocasiones, sin que la víctima pueda recordar fechas exactas, aprovechándose de las mismas circunstancias, en el mismo lugar, en diferentes momentos y vulnerando siempre el mismo bien jurídico.”

B) HECHOS ACREDITADOS:La sentenciante no acreditó los hechos contenidos en la acusación planteada por el Ministerio Público, para el efecto razonó: «De conformidad con el artículo 388 del código procesal penal, quién juzga con la prueba producida en juicio, la cual se ha analizado y los razonamientos de la valoración que se plasman en el apartado correspondiente en esta sentencia, así como el principio de congruencia que establece; que no se pueden dar por acreditados hechos distintos a los contenidos en la acusación y en el auto de apertura a juicio, en el presente caso no quedaron acreditados los hechos expuestos en la acusación».

C) SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA.El Tribunal de Sentencia Penal, de Delitos de F. y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, actuando en forma unipersonal, el veintitrés de noviembre de dos mil veintiuno, profirió sentencia absolutoria dentro del proceso penal instruido en contra de E.R.C.G., por el delito de agresión sexual con agravación de la pena en concurso real, dejándolo libre de cargo.

En el apartado del fallo de primer grado denominado IV.- DE LOS RAZONAMIENTOS QUE INDUCEN AL TRIBUNAL A CONDENAR O A ABSOLVER. A) DE LA EXISTENCIA DEL DELITO Y SU CALIFICACIÓN LEGAE,la jueza a quo al valorar las declaraciones testimoniales en cámara gessel de la niña agraviada, de la madre de esta (…), y de H.A.L.C., encargada de cuidar a la menor agraviada, realizó las siguientes consideraciones: «En la búsqueda de la existencia del delito y su calificación legal se procedió a analizar toda la prueba producida en debate oral y público de la siguiente manera:C.G. NIÑA AGRAVIADA:Se le exhiben unas fotografías que se encuentran contenidas en el informe de investigación de fecha, cuatro de septiembre del año dos mil diecinueve, Oficio No. Mil cuatrocientos noventa y ocho guion dos mil diecinueve R.. LCRN/Asencio. Indicó que la fotografía número tres es su escuela, se llama “La cuchilla”, no sabe dónde está ubicada. La fotografía número seis la dirección de la mañana y esta otra es su clase y es tercero; la fotografía número siete es su clase y ahí se sienta ella. Cuando ellas iban a dejarle las tareas le tocaba, suano, por debajo de la ropa, más o menos metía su mano debajo de la ropa, encima del calzón lo hacía para tocarla, E. se llama el profesor que la tocaba, eso paso varias veces. El lunes antepasado fue la primera vez, eso fue en la tarde y ella estaba en la clase. Era como la misma vez, entra a la una y sale a las cinco de estudiar. La última vez que paso esto fue el lunes antepasado, cuando iban a salir a recreo porque salen como a las dos. Ella le conto esto que le había pasado a su mama, una su amiga se dio cuenta de lo que paso ella se llama (…), ella siente miedo de ir a estudiar, el profesor sigue dando clases en la Escuela.Entiende quien juzga que la corta edad de la niña no le permite ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos, y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le había hecho eso y nunca se supo si era verídico, porque nunca se contó con la declaración de la niña (…). Que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda, y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda. Es por ello que se deberán analizar otros medios de prueba para poder determinar los hechos planteados en la acusación. (…).Manifestó que el motivo de su declaración es la agresión a su hija, eso fue en el dos mil diecinueve, ese día ella estaba en su trabajo cuando la muchacha que la cuidaba le dijo que su hija no quería ir a estudiar,llegando a la casa le pregunto porque no quería ir y le dijo que porque el profesor le tocaba sus nalguitas por debajo de la falda, esta persona la llamo como a las once de la mañana y su hija entraba a la una de la tarde y por eso ella pidió permiso para ir a ver porque su hija no quería ir a la Escuela. Recordó la testigo que esa Escuela estaba, en la cuchilla del C.,pero no recuerda el nombrede la Escuela, ni del profesor. La persona que cuidaba a su hija se llamaba H., solo la conoce por ese nombre. Ella fue a poner la denuncia hasta el siguiente día, pero no fue a la escuela a decir lo que había sucedido, ella ya no hablo con su hija solo ese día, su hijase iba en bus, en la escuela usaban uniforme era falda cuadriculada, su hija llevaba licra de bajo de la falda, calcetas altas, suéter o chaleco, después de que ella presentó la denuncia no noto ningún cambio en su hija. Ella trabaja de siete de la mañana a cinco de la tarde es etiquetadora de una empresa, a su hija la cuida su cuñada H., llevo a su hija a recibir terapia psicológica, por el tiempo que le dijeron que la llevara. El portón de la escuela es corinto tiene tres niveles una cancha grande, su hija recibía clases en el primer nivel hasta el fondoestaba en quinto, pero no recuerda la sección.Se le pone a la vista el informe de investigación de fecha cuatro de septiembre de dos mil diecinueve y de la fotografía número tres indicó, que reconoce el lugar y es la escuela donde asistía. La fotografía cuatro es el salón de clases de su hija, la fotografía número ocho reconoció el salón de clases de su hija; en esa oportunidad su hija sí gano su grado y dijo la Directora que tenía que seguir llegando. Ella espera que se haga justicia, cuando eso sucedió su hija teníanueveaños, la niña le dijo queera la primera vezque esto ocurría, las terapias psicológicas las recibió su hija en Maina. Lo único que ella notó es que la niña ya no quería hacer tareas y su rendimiento fue bajando, no recuerda desde cuándo, pero si bajaron, de noventa bajaron a setenta; ella hacia tareas con su hija y la muchacha que la cuidaba. Su hija se sentaba casi enfrente del profesor, la muchacha que la cuidaba la vestía, y era ella quien decidía como iba vestida su hija, si llevaba licra, falda, o suéter, eran raras las veces que iba de particular solo cuando tenían permitido, la clase de educación física no recuerda que días la tenía su hija, pero tenía que llegar con pants de color azul. Quinto año recordó la testigo que lo estudio su hija en esa escuela, no recordó si su hija años antes a que sucedieran los hechos había estudiado en esa misma escuela, pero siempre han vivido en zona seis.La declaración de la mamá de la niña que aparece como agraviada, fue analizada en conjunto con otras declaraciones, estableciéndose, varias incongruencias, y sobre todo llama la atención que, en este caso, la propia madre de la niña que aparece como agraviada, no tenía conocimiento el grado que cursaba su hija, no recordaba si su hija había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración es carente de precisión e inverosímil. H.A.L.C..Manifestó que comparece a declarar porque, ese día la estaba alistando para ir a la Escuela y la niña le dijo que no quería ir a estudiar, ella le respondió que le iba a decir a su mama y se comunicó con ella, la nena le dijo a su mama que no tenía ganas de ir a estudiar, porque el profesor la tocaba, eso fue en el año dos mil diecinueve, pero no recuerda que mes. Ella estudiaba en la Escuela Oficial Ochocientos veintitrés, Cuchilla del Carmen en Santa Catarina Pínula. Ella estudiaba desde la una de la tarde y salía a las cinco y media y se le pagaba busito para que ella se fuera a estudiar, la nena usaba uniforme y cuando tocaba física era con pants; se usaba camisa manga corta chaleco, falda, zapatitos de vestir, la falda era de cuadros azul y el pants era azul. Ella no le noto nada extraño a la nena, solo dijo que no quería ir a la escuela y fue cuando ella se lo estaba contando a su mama,pero la niña no dijo nada de varias veces. A la niña ya no la dejaron ir a estudiar, ella ya no siguió cuidando a la niña a partir de esa fecha, recuerda que el nombre del profesor era E..La testigo indicó que ella solo escucho cuando la nena le comentó a su mama que no quería ir a estudiar porque el profesor la había tocado, e hizo la acotación que ella no se refirió a varias veces sino a una vez, lo cual se contradice con la Acusación planteada por el Ministerio Público que hace la imputación en relación a dos hechos. Así también, en el apartado del fallo denominado “B) DE LA RESPONSABILIDAD PENAL DEL ACUSADO”, la sentenciante razonó: «(…).Manifestó claramente la perita que no encontró daño psicológico en la peritada, declaración y documento a los que se les otorga valor probatorio en virtud de ser una profesional en la conducta que fue clara y espontánea en su explicación, siendo lo relevante para el proceso que la peritada no presentó daño psicológico.De la prueba testimonial al ser notoriamente contradictoria no se pudo extraer conclusiones de certeza jurídica, ya que las mismas se excluyen entre sí. De la prueba pericial, se estableció que la niña no tenía daño psicológico y que su versión podría o no ser cierta, debiendo corroborarse con otros medios de prueba, que no se incorporaron al presente juicio. Consecuentemente en ausencia de otros medios de prueba, que señalen sin lugar a dudas la participación directa del procesado como autor responsable del delito de Agresión Sexual con agravación de la pena en concurso real que se le atribuye, la juzgadora no pueden arribar al grado de certeza jurídica, positiva o negativa en cuanto a su responsabilidad penal en la comisión de ese delito específico, “porque las posiciones de certeza positiva y de certeza negativa son absolutas, y el intelecto humano, para llegar a esos extremos, debe recorrer un camino, debe ir salvando obstáculos tratando de alcanzar esa certeza. Y en este tránsito se van produciendo estados intelectuales intermedios, los cuales suelen ser denominados duda, probabilidad e improbabilidad. Entre la certeza positiva y la certeza negativa se puede ubicar a la duda, como una indecisión del intelecto puesto a elegir entre la existencia o la inexistencia del objeto sobre el cual se está pensando, derivada del equilibrio entre los elementos que inducen a afirmarla y los elementos que inducen a negarla, todos ellos igualmente atendibles. Es una oscilación, porque el intelecto es llevado hacia el sí y luego hacia el no, sin poder quedarse en ninguno de estos extremos, sin que ninguno de los dos polos, ni el positivo ni el negativo, lo atraiga suficientemente como para hacerlo salir de ésta indecisión pendular. (J.L.C.N.. La Prueba en el Proceso Penal. P.. 6 y 7).Por lo tanto, al haberse producido duda razonable en el intelecto de la juzgadora sobre la participación del procesado, es evidente que el órgano encargado de la persecución penal no probó fehacientemente esa hipótesis de la acusación; por lo que, en acopio al principio constitucional de presunción de inocencia, imperativo es, declarar la ABSOLUCION del acusado en cuanto al delito descrito y así deberá declararse en la parte resolutiva del presente fallo. Al no quedar acreditado la existencia plena de un delito, tampoco puede entrar a analizarse respecto de la responsabilidad penal del acusado y de la pena a imponer por el análisis anteriormente expresado(…)». (La negrilla no forma parte del texto original).

D) RECURSO DE APELACIÓN ESPECIAL.El Ministerio Público presentó recurso de apelación especial por motivo de forma, por motivos absolutos de anulación formal, denunció inobservancia del artículo 385 del Código Procesal Penal, concatenado con los artículos 389 numeral 4, 394 numeral 3 in fine y artículo 420 numeral 5 de la misma ley.

La entidad apelante denunció que no fueron aplicadas las reglas de la sana crítica razonada, en especial la regla de la derivación en su principio de razón suficiente, en la apreciación del material probatorio de valor fundante diligenciado durante el juicio oral y público, en virtud que la juzgadora descartó de manera arbitraria el valor positivo que estos medios de prueba poseen al arribar a conclusiones equivocadas e ilógicas que no se derivaron de la prueba legalmente incorporada al juicio, por ello extrajo deducciones e inferencias que no podían considerarse concordantes y verdaderas, específicamente al analizar y meritar la prueba pericial y testimonial consistente en: i) La declaración de la perito en psicología forense M.L.V.T., del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, Área de Patología quien ratificó el dictamen forense de fecha cuatro de septiembre de dos mil diecinueve, realizado a la niña de ocho años de edad, identificada como (…), la perito concluyó en su declaración: «La niña al momento de la evaluación se encontró en uso de sus facultades mentales y volitivas, de acuerdo con su edad, desarrollo cognitivo y situación sociocultural. La circunstancia referida por la periciada tiene características de acciones consecutivas, invasivas, y abusivas, que tuvieron la capacidad de alterar su vida cotidiana y generaron un malestar de incomodidad temporal, no obstante, en la actualidad ha recuperado su equilibrio emocional por medio de sus recursos familiares, percibiéndose apoyada y beneficiada con el alejamiento del estímulo estresor. En cuanto al relato, es susceptible de ser cierto toda vez que cuenta con congruencia clínica en la evolución de reacciones que desaparecieron, así como su restablecimiento, además su narrativa es coherente con detalles específicos y contextualizados(…)». ii) La declaración en anticipo de prueba en Cámara Gesell de la menor (…), en la que consta lo siguiente: «Se le exhiben unas fotografías que se encuentran contenidas en el informe de investigación de fecha, cuatro de septiembre del año dos mil diecinueve, Oficio No. Mil cuatrocientos noventa y ocho guion dos mil diecinueve R.. LCRN/Asencio. Indicó que la fotografía número tres es su escuela, se llama “La cuchilla”, no sabe dónde está ubicada. La fotografía número seis la dirección de la mañana y esta otra es su clase y es tercero; la fotografía número siete es su clase y ahí se sienta ella. Cuando ellas iban a dejarle las tareas le tocaba, suano, por debajo de la ropa, más o menos metía su mano debajo de la ropa, encima del calzón lo hacía para tocarla, E. se llama el profesor que la tocaba, eso paso varias veces. El lunes antepasado fue la primera vez, eso fue en la tarde y ella estaba en la clase. Era como la misma vez, entra a la una y sale a las cinco de estudiar. La última vez que paso esto fue el lunes antepasado, cuando iban a salir a recreo porque salen como a las dos. Ella le contó esto que le había pasado a su mamá, una su amiga se dio cuenta de lo que paso ella se llama (…), ella siente miedo de ir a estudiar,».iii)Declaración de la señora (…) (madre de la menor agraviada).«Manifestó que el motivo de su declaración es la agresión a su hija, eso fue en el dos mil diecinueve, ese día ella estaba en su trabajo cuando la muchacha que la cuidaba le dijo que su hija no quería ir a estudiar,llegando a la casa le pregunto porque no quería ir y le dijo que porque el profesor le tocaba sus nalguitas por debajo de la falda, esta persona la llamo como a las once de la mañana y su hija entraba a la una de la tarde y por eso ella pidió permiso para ir a ver porque su hija no quería ir a la Escuela. (…) ella ya no hablo con su hija solo ese día, su hijase iba en bus, en la escuela usaban uniforme era falda cuadriculada, su hija llevaba licra de bajo de la falda, (…) después de que ella presentó la denuncia no notó ningún cambio en su hija. (…) llevó a su hija a recibir terapia psicológica, por el tiempo que le dijeron que la llevara. (…). Ella espera que se haga justicia, cuando eso sucedió su hija tenía nueve años, la niña le dijo queera la primera vezque esto ocurría, las terapias psicológicas las recibió su hija en Maina. Lo único que ella notó es que la niña ya no quería hacer tareas y su rendimiento fue bajando, (…)».iiii) Declaración de la señora H.A.L.C. (persona que tenía a su cargo el cuidado de la menor).«(…) ese día la estaba alistando para ir a la Escuela y la niña le dijo que no quería ir a estudiar, ella le respondió que le iba a decir a su mamay se comunicó con ella, la nena le dijo a su mama que no tenía ganas de ir a estudiar, porque el profesor la tocaba, eso fue en el año dos mil diecinueve, pero no recuerda que mes. Ella estudiaba en la Escuela Oficial Ochocientos veintitrés, Cuchilla del Carmen en Santa Catarina Pínula. Ella estudiaba desde la una de la tarde y salía a las cinco y media y se le pagaba busito para que ella se fuera a estudiar, la nena usaba uniforme y cuando tocaba física era con pants; (…) ella ya no siguió cuidando a la niña a partir de esa fecha, recuerda que el nombre del profesor era E.(.…)».

Agregó el Ministerio Público que la sentencia impugnada causó agravio a esa institución al absolver al procesado de los hechos ilícitos que le fueron atribuidos en la acusación formulada en su contra, e inobservó los preceptos contenidos en el artículo 385 del Código Procesal Penal, al descartar de manera arbitraria la eficacia probatoria de los elementos de prueba esenciales, en contravención de las reglas de la sana critica razonada, consecuentemente, la sentenciante arribó a conclusiones arbitrarias que vulneraron dicho sistema de valoración de la prueba de obligado cumplimiento.

La pretensión de la entidad apelante fue que la Sala de Apelaciones acogiera el recurso interpuesto, anulara la sentencia impugnada y ordenara el reenvío para la celebración de un nuevo debate.

E) SENTENCIA DE LA SALA DE APELACIONES.La Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal, de Delitos de F. y otras formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, en el fallo emitido el seis de julio de dos mil veintidós, resolvió no acoger el medio impugnativo planteado por el Ministerio Público, para el efecto razonó; «(…)al realizar el análisis de las motivaciones y argumentos del fallo sobre el episodio delictivo que se juzgó, se advierte por el contrario al leer la sentencia material cuestionada por el apelante,quese encuentra debidamente motivada y fundamentada, toda vez, que cumple con los requisitos internos y externos, es decir, con los materiales, formales, doctrinarios y legales por los cuales el Tribunal al realizar una enunciación debida de los medios probatorios desarrollados en la etapa del juicio le produjeron un efecto positivo a favor del sindicado y lamentablemente negativo al Ministerio Público, por el cual no pudo dictar un juicio adverso o de condena, en virtud, como lo concluye en el enunciado respectivo, quien juzgó no alcanzó certeza jurídica para afirmar los hechos, la existencia de algún delito y la responsabilidad penal del acusado en el hecho que se le atribuye por parte del ente acusador, en virtud que no logró establecer los hechos descritos en la plataforma fáctica con la plataforma probatoria, faltando como lo razonó adecuadamente, elementos esenciales para acreditar la acción punible atribuida al acusado,es decir, la Juzgadora determinó que la plataforma probatoria le causó duda razonable de acuerdo a los hechos que se le atribuyen al acusado y que al realizar el análisis de los medios probatorios, especialmente la declaración testimonial de la víctima (…) en cámara G., por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le habían hecho eso y nunca se contó con la declaración de la niña (…), que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda; en cuanto a la declaración de (…) la progenitora de la niña víctima, la que fue analizada en conjunto con otras declaraciones, la Juzgadora estableció varias incongruencias llamando la atención de la sentenciante que la madre de la víctima no tenía conocimiento del grado que cursaba su hija, no recordaba si su hija había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración carece de precisión y es inverosímil. En cuanto al dictamen psicológico suscrito por la Licenciada M.L.V.T., en sus conclusiones por quien juzgó estableció que al momento de la evaluación no encontró daño psicológico en la niña; en cuanto al reconocimiento médico legal elaborado por la doctora S.A.L.H., concluyó que la víctima se encontraba con himen íntegro al momento de la evaluación, no hay signos clínicos de trauma genital, para genital ni extra genital.No se evidencian signos clínicos de sobre distención anal, ni de enfermedades de transmisión sexual, existen otros medios probatorios que se hacen alusión en el fallo los que al ser concatenados con los otros medios legales no pueden dirimir un juicio de culpabilidad ya que los mismos no le demuestran concretamente la participación del acusado, es decir, como señaló quien juzgóno se logró establecer con certeza las circunstancias en que pudo ocurrir la violación a la indemnidad sexual de la menor agraviada, la violencia física o psicológica ocasionada, no le provee una persistencia en la incriminación de los supuestos hechos realizados por el acusado, por lo que al no existir prueba que acredite que el acusado fue la persona que se los causó, la Juzgadora como señaló no pudo tener certeza jurídica de la participación del acusado, ya que a su juicio no existe prueba suficiente e idónea, que le haga desvanecer el estado de inocencia del acusado.En razón de ello, esta Sala respeta la decisión vertida por la Juzgadora sentenciante, quien es libre de apreciar la prueba según su juicio, únicamente debiendo cumplir con un debido razonamiento de logicidad de dicha decisión, extremo que el tribunal advierte, que fue apegado a derecho ya que hizo una apropiada explicación de las razones para absolver al sindicado E.R.C.G., del delito de agresión sexual con agravación de la pena en concurso real, es decir, la sentencia proferida por el TRIBUNAL DE PRIMER GRADO, ya que se consignó que los hechos no fueron acreditados aplicando efectivamente las reglas de la Sana Crítica Razonada en la construcción intelectual del fallo por la Jueza sentenciante, específicamente lo referente a los principios de la lógica y razón suficiente, en virtud que al examinar los apartados que integran la sentencia impugnada, que se constituye sobre los medios de prueba desarrollados que fueron precarios para inferir un resultado como lo requería el apelante, no se logró establecer la participación del acusado ni los elementos para acreditar la acción típica, antijurídica o culpable, por lo que la Juzgadora no podía dar validez probatoria de cargo a la declaración de la víctima, tampoco a los diferente dictámenes periciales, en virtud que con estos medios no se evidenció la acción material humana recaída en la víctima, al no quedar acreditado el modo, tiempo y lugar de los hechos, así como haber sido objeto de violencia física o psicológica por parte del hoy absuelto, tomando en cuenta como lo señala el Tribunal, que los dictámenes y las declaraciones testimoniales de cargo contra el sindicado E.R.C.G., fueron medios probatorios valorados en su conjunto, los cuales, no le aportaron elementos valederos para arribar al fin requerido por el apelante por lo que resulta procedente avalar por esta Sala la decisión esgrimida. En ese sentido la motivación argumentada en el fallo es la adecuada, ya que el razonamiento de la sentenciante, es acertado para emitir un fallo de naturaleza absolutoria en virtud que utilizó las reglas de la Sana Crítica Razonada, La lógica: “es el estudio del pensamiento, expresado en conceptos, juicios y raciocinios, únicamente desde el punto de vista de su estructura, es decir, desde su estructura lógica”; en el proceso penal la sentencia es una operación lógica desde el momento en que se valora la prueba, se realiza inferencia y se llega a conclusiones. Principio de Razón Suficiente: “la razón suficiente es un principio lógico que implica la construcción intelectual de las causas de un concepto o juicio que determinan su propia naturaleza y le distinguen de otras. Cuando se trata de juicios esta construcción intelectual puede ser formulada a priori y explicada por sí sola. Sin embargo, para que este juicio resulte verdadero, debe ser comprobado mediante razonamientos estructurados. Según S., la raíz principal de este principio es la forma lógica, que implica que los juicios que fundamentan la conclusión son las razones de ésta.” (Sentencia de fecha veinticinco de julio de dos mil once, en casación número 131-2011). Principio de no Contradicción: a veces llamado principio de contradicción, es un principio clásico de la lógica y la filosofía, según el cual una proposición y su negación no pueden ser ambas verdaderas al mismo tiempo y sentido. En conclusión, esta Sala establece, después del examen de la sentencia absolutoria emitida, con las consideraciones esgrimidas en la misma, resultó imposible para la Juzgadora sentenciante establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar para acreditar la existencia del delito, por lo que esta Sala no puede acoger el recurso de apelación especial del motivo invocado por el apelante, debiendo de confirmar la sentencia venida en grado». (El subrayado no forma parte del texto original).

RECURSO DE CASACIÓN

Contra lo resuelto por la Sala de la Corte de Apelaciones, el Ministerio Público interpuso recurso de casación por motivo de forma, conforme lo regulado en el artículo 440 numeral 6) del Código Procesal Penal, que establece que la casación procede: Si en la sentencia no se han cumplido los requisitos formales para su validez. Denunció la violación de los artículos 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala y 11 Bis del Código Procesal Penal.

Argumentó que el fallo impugnado carece de fundamentación clara y precisa respecto de los agravios denunciados en el recurso de apelación especial, específicamente, porque la Sala solamente realizó una simple narrativa o resumen de lo resuelto por el tribunal sentenciador e indicó que este aplicó adecuadamente la sana crítica razonada, (reglas de la lógica) y que no incumplió con los artículos de la ley adjetiva penal que fueron denunciados, sin analizar, exponer y argumentar en qué momento, forma y modo se cumplió con tales requisitos, lo anterior resulta de importancia porque el análisis debe demostrar la ausencia delerror inprocedendo del tribunala quoy no simplemente una descripción de lo que supuestamente resolvió el sentenciante, tal como se ilustra con los siguientes razonamientos del tribunalAd quem: «(…)es decir, la Juzgadora determinó que la plataforma probatoria le causó duda razonable de acuerdo a los hechos que se le atribuyen al acusado y que al realizar el análisis de los medios probatorios, especialmente la declaración testimonial de la víctima (…) en cámara G., por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le habían hecho eso y nunca se contó con la declaración de la niña (…), que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda; en cuanto a la declaración de (…) la progenitora de la niña víctima, la que fue analizada en conjunto con otras declaraciones, la Juzgadora estableció varias incongruencias llamando la atención de la sentenciante que la madre de la víctima no tenía conocimiento del grado que cursaba su hija, no recordaba si su hija había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración carece de precisión y es inverosímil. En cuanto al dictamen psicológico suscrito por la Licenciada M.L.V.T., en sus conclusiones por quien juzgó estableció que al momento de la evaluación no encontró daño psicológico en la niña; en cuanto al reconocimiento médico legal elaborado por la doctora S.A.L.H., concluyó que la víctima se encontraba con himen íntegro al momento de la evaluación, no hay signos clínicos de trauma genital, para genital ni extra genital. No se evidencian signos clínicos de sobre distención anal, ni de enfermedades de transmisión sexual, existen otros medios probatorios que se hacen alusión en el fallo los que al ser concatenados con los otros medios legales no pueden dirimir un juicio de culpabilidad ya que los mismos no le demuestran concretamente la participación del acusado, es decir, como señaló quien juzgó no se logró establecer con certeza las circunstancias en que pudo ocurrir la violación a la indemnidad sexual de la menor agraviada, la violencia física o psicológica ocasionada, no le provee una persistencia en la incriminación de los supuestos hechos realizados por el acusado, por lo que al no existir prueba que acredite que el acusado fue la persona que se los causó, la Juzgadora como señaló no pudo tener certeza jurídica de la participación del acusado, ya que a su juicio no existe prueba suficiente e idónea, que le haga desvanecer el estado de inocencia del acusado (…)». En tal sentido, no se ha demostrado la aplicación de las reglas de la sana crítica razonada sobre medios probatorios de valor decisivo.

La entidad recurrente solicitó que se declare procedente el recurso interpuesto y se ordene el reenvió a efecto la Sala impugnada emita nueva resolución sin los vicos denunciados.

VISTA PÚBLICA

Para su realización se señaló la audiencia del dieciséis de junio de dos mil veintitrés a las once horas, y fue reemplazada por los sujetos procesales, con alegatos escritos concernientes a su interés.

CONSIDERANDO

-I-

La casación es un recurso extraordinario, dado en interés de la ley y la justicia, que tiene como finalidad la correcta y uniforme interpretación de la ley, así como velar por el respeto de las formas y requisitos esenciales del proceso que son necesarios para la validez de las sentencias. Dentro de esos requisitos se encuentra, tanto pronunciarse sobre los puntos esenciales de las alegaciones, como el cumplir con la debida fundamentación y para esa verificación el análisis de Cámara Penal debe circunscribirse a establecer si la sala jurisdiccional fundamentó su decisión y si en ella realizó o no, una exposición clara y precisa de las consideraciones de hecho y de derecho que sustentaron la decisión de mérito.

-II-

En el Código Procesal Penal existen garantías establecidas, dentro de las cuales se encuentra la obligación jurisdiccional de fundamentar las resoluciones, dicha garantía se encuentra regulada en el artículo 11Bisdel referido cuerpo normativo.

La motivación de las resoluciones judiciales, en términos generales, «constituye el elemento eminentemente intelectual, de contenido crítico, valorativo y lógico. Es el conjunto de razonamientos de hecho y de derecho en los cuales el juez apoya su decisión». [F. De la Rúa, Teoría General del Proceso. Ediciones De Palma, Argentina, 2000. Página 105.] En consecuencia, se cumple con la debida motivación cuando el tribunal plasma los criterios jurídicos esenciales de su decisión. Sin embargo, no cualquier argumento puede servir de fundamentación en las sentencias de apelación, pues es necesario que se aborden de manera puntual los reclamos específicos denunciados dándoles respuesta de forma sustancial y no solo como una mera formalidad. Lo anterior permite que se respete la tutela judicial efectiva, congruente con lo regulado en el artículo 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala.

-III-

En el presente caso, el Ministerio Público planteó recurso de casación por motivo de forma, de conformidad con el caso de procedencia contenido en el artículo 440 numeral 6 del Código Penal, denunció la violación de los artículos 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala y 11Bisdel Código Procesal Penal.

El agravio lo constituye la ausencia de fundamentación clara y precisa en el fallo dictado por la Sala de Apelaciones respecto de las denuncias realizadas por esa institución en el recurso de apelación especial, específicamente, porque el tribunalAd quemavaló el fallo de primer grado que absolvió al procesado de los hechos contenidos en la imputación fiscal y se limitó a realizar una narrativa de lo resuelto por el tribunal de sentencia e indicó que dicho tribunal aplicó adecuadamente el método legal de valoración de la prueba, sin analizar y resolver el vicio invocado en el medio recursivo hecho de su conocimiento, específicamente la no aplicación de las reglas de la sana critica razonada en medios probatorios de valor decisivo, tales como prueba testimonial y pericial de valor decisivo para acreditar los hechos sujetos a juicio.

De la revisión de los antecedentes se observa que, al plantear el recurso de apelación especial, el Ministerio Público denunció inobservancia del artículo 385 del Código Procesal Penal, concatenado con los artículos 389 numeral 4, 394 numeral 3 in fine y artículo 420 numeral 5 de la misma ley. Expuso que no fueron aplicadas las reglas de la sana crítica razonada, en especial la regla de la derivación en su principio de razón suficiente, en la apreciación del material probatorio de valor fundante diligenciado durante el juicio oral y público, (prueba testimonial y pericial), en virtud que la juzgadora descartó de manera arbitraria el valor positivo que estos poseen al arribar a conclusiones equivocadas e ilógicas que no se derivaron de la prueba legalmente incorporada al juicio, por ello extrajo deducciones e inferencias que no podían considerarse concordantes y verdaderas. Dentro de esos medios de prueba citó: la declaración del perito en psicología forense M.L.V.T., del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, Área de Patología quien ratificó el dictamen forense de fecha cuatro de septiembre de dos mil diecinueve, realizado a la niña de ocho años de edad, identificada como (…). La declaración en anticipo de prueba en Cámara Gesell de la menor (…), la declaración de la señora (…) (madre de la menor agraviada) y de la señora H.A.L.C. (persona que tenía a su cargo el cuidado de la menor).

Respecto de ese reclamo, la Sala consideró,: «(…) al realizar el análisis de los medios probatorios, especialmente la declaración testimonial de la víctima (…) en cámara G., por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le habían hecho eso y nunca se contó con la declaración de la niña (…), que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda; en cuanto a la declaración de (…) la progenitora de la niña víctima, la que fue analizada en conjunto con otras declaraciones, la Juzgadora estableció varias incongruencias llamando la atención de la sentenciante que la madre de la víctima no tenía conocimiento del grado que cursaba su hija, no recordaba si su hija había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración carece de precisión y es inverosímil. En cuanto al dictamen psicológico suscrito por la Licenciada M.L.V.T., en sus conclusiones por quien juzgó estableció que al momento de la evaluación no encontró daño psicológico en la niña; en cuanto al reconocimiento médico legal elaborado por la doctora S.A.L.H., concluyó que la víctima se encontraba con himen íntegro al momento de la evaluación, no hay signos clínicos de trauma genital, para genital ni extra genital. No se evidencian signos clínicos de sobre distención anal, ni de enfermedades de transmisión sexual, existen otros medios probatorios que se hacen alusión en el fallo los que al ser concatenados con los otros medios legales no pueden dirimir un juicio de culpabilidad ya que los mismos no le demuestran concretamente la participación del acusado, es decir, como señaló quien juzgóno se logró establecer con certeza las circunstancias en que pudo ocurrir la violación a la indemnidad sexual de la menor agraviada, la violencia física o psicológica ocasionada, no le provee una persistencia en la incriminación de los supuestos hechos realizados por el acusado, por lo que al no existir prueba que acredite que el acusado fue la persona que se los causó, la Juzgadora como señaló no pudo tener certeza jurídica de la participación del acusado, ya que a su juicio no existe prueba suficiente e idónea, que le haga desvanecer el estado de inocencia del acusado (…)». (El subrayado no forma parte del texto original).

IV

Previo al estudio respectivo, Cámara Penal cita que el Estado de Guatemala ha ratificado instrumentos internacionales, entre los que figuran la Convención sobre los derechos del Niño y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, con el objeto de respaldar la protección de estos segmentos de la población.

La Convención sobre los Derechos del Niño impone el compromiso de respetar los derechos económicos, sociales y culturales de los niños y a asegurar su respeto, sin distinción alguna, destacando que el artículo 34 de esta establece: Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abusos sexuales.

Por su parte la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer “Convención de Belém do Pará”, establece obligaciones para los Estados parte, de adoptar medidas razonables y diligentes, así como políticas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia física, sexual y psicológica contra mujeres y niñas, independientemente de si ocurre en el hogar, la comunidad o la esfera pública.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos en el Caso V.R.P, V.P.C y otros Vs. Nicaragua. Sentencia del ocho de marco de dos mil dieciocho consideró: “(…)La Corte considera que, sin perjuicio de los estándares establecidos en casos de violencia y violación sexual contra mujeres adultas, los Estados deben adoptar, en el marco del acatamiento del artículo 19 de la Convención Americana, medidas particularizadas y especiales en caso donde la víctima es una niña, niño o adolescente, sobre todo ante la ocurrencia de un acto de violencia sexual, y más aún, en casos de violación sexual. En consecuencia, en el marco del presente caso (…) el Tribunal analizará las presuntas violaciones a derechos en perjuicio de una niña, no solo con base en los instrumentos internaciones de violencia contra la mujer, sino que también los examinará a la luz del corpus iuris internacional de protección de los niños y las niñas, el cual debe servir para definir el contenido y los alcances de esas obligaciones que ha asumido el Estado cuando se analizan los derechos de las niñas, niños y adolescentes(…)”.

Vistos los antecedentes, a criterio de esta Cámara, en sus razonamientos, la Sala de la Corte de Apelaciones no cumplió con los requisitos de fundamentación exigidos por la ley adjetiva penal, por cuanto que es claro que dicha autoridad se limitó a referir que hubo contradicción en el dicho de la agraviada con la demás prueba, pues: por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le habían hecho eso y nunca se contó con la declaración de la niña (…), que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda, sin que ello justificara su decisión de no acoger el recurso de apelación especial, ya que al meritar dicho testimonio, el a quo razonó: Entiende quien juzga que la corta edad de la niña no le permite ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos, y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le había hecho eso y nunca se supo si era verídico, porque nunca se contó con la declaración de la niña (…). Que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda, y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda. Es por ello que se deberán analizar otros medios de prueba para poder determinar los hechos planteados en la acusación”, (la negrilla forma parte del texto original), por lo que en ese sentido la Sala debió revisar la logicidad de ese razonamiento y no limitarse a indicar que: la plataforma probatoria le causó duda razonable a la juzgadora de acuerdo a los hechos que se le atribuyen al acusado y que al realizar el análisis de los medios probatorios, especialmente la declaración testimonial de la víctima (…) en cámara G., por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, porque indicó ante el Ministerio Público que fueron dos veces y en su declaración indicó que fue una vez; en otras oportunidades indicó que fue en los glúteos y en esta oportunidad que fue en el ano, que a su amiga (…) también le habían hecho eso y nunca se contó con la declaración de la niña (…), que la única vez fue el lunes antepasado que le levantó la falda y a través de otras declaraciones se indicó que los lunes tenían física y no llevaban falda; en cuanto a la declaración de (…) la progenitora de la niña víctima, la que fue analizada en conjunto con otras declaraciones, la Juzgadora estableció varias incongruencias llamando la atención de la sentenciante que la madre de la víctima no tenía conocimiento del grado que cursaba su hija, no recordaba si su hija había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración carece de precisión y es inverosímil.

De la misma manera debió resolver elAd quem, respecto del razonamiento de la sentenciante al meritar la prueba pericial aportada al juico, donde fue reflexión del a quo que el dictamen pericial identificado como PSMAIN - dos mil diecinueve - trescientos cincuenta y nueve, INACIF - dos mil diecinueve - sesenta y dos mil ochocientos veinticuatro, (CMAIN-2019-359, INACIF-2019-62824), de fecha cuatro de septiembre de dos mil diecinueve, suscrito y ratificado en audiencia por la Licenciada M.L.V.T., en dicho dictamen la profesional manifestó que el objetivo del peritaje sería el de realizar evaluación psicológica a una niña para establecer estado mental al momento de la entrevista, determinar indicadores de daño psicológico, y establecer el análisis del relato, la perito concluyó: “La niña al momento de la evaluación se encontró en uso de sus facultades mentales y volitivas, de acuerdo con su edad, desarrollo cognitivo y situación sociocultural.La circunstancia referida por la periciada tiene características de acciones consecutivas, invasivas, y abusivas, que tuvieron la capacidad de alterar su vida cotidiana y generaron un malestar de incomodidad temporal, no obstante, en la actualidad ha recuperado su equilibrio emocional por medio de sus recursos familiares, percibiéndose apoyada y beneficiada con el alejamiento del estímulo estresor. En cuanto al relato, es susceptible de ser cierto toda vez que cuenta con congruencia clínica en la evolución de reacciones que desaparecieron, así como su restablecimiento, además su narrativa es coherente con detalles específicos y contextualizados. (el subrayado es propio).

Al meritar esa prueba la sentenciante indicó: Manifestóclaramente la perita que no encontró daño psicológico en la peritada, declaración y documento a los que se les otorga valor probatorio en virtud de ser una profesional en la conducta que fue clara y espontánea en su explicación, siendo lo relevante para el proceso que la peritada no presentó daño psicológico. (La negrilla forma parte del texto original).

De la logicidad del fallo recurrido se advierte carencia de fundamentación, pues es cierto jurídicamente que el tribunal de segundo grado, no realizó su labor intelectiva conforme las actuaciones y la ley, de esa manera se limitó a indicar que a la sentenciante le causó duda razonable el dicho de la agraviada en cámara G., pues por su corta edad no pudo ser clara en su declaración, sin analizar los razonamientos de la sentenciante al meritar los demás medios de prueba diligenciados en el juicio tales como el dictamen pericial y las declaraciones testimoniales de la mamá de la menor y de la persona que cuidaba a la niña, quienes indicaron lo que la menor narró a cada una de ellas. En cuanto a la declaración de (…), mamá de la niña víctima, la juzgadora estableció varias incongruencias, llamando la atención de la sentenciante que la madre de la víctima no tenía conocimiento del grado que cursaba su hija, no recordada si esta había estudiado en esa misma escuela años anteriores, tampoco los horarios de clases, lo que hace pensar que su declaración carecía de precisión y era inverosímil, cuando el motivo del juicio no era esclarecer esos extremos sino la agresión de la cual fue víctima la niña por parte del acusado. En cuanto al dictamen psicológico suscrito por la licenciada M.L.V.T., si bien la sentenciante estableció que al momento de la evaluación la perito no encontró daño psicológico en la niña, consta que en dicho dictamen la perito consignó «La circunstancia referida por la periciada tiene características de acciones consecutivas, invasivas, y abusivas, que tuvieron la capacidad de alterar su vida cotidiana y generaron un malestar de incomodidad temporal, no obstante, en la actualidad ha recuperado su equilibrio emocional por medio de sus recursos familiares, percibiéndose apoyada y beneficiada con el alejamiento del estímulo estresor. En cuanto al relato, es susceptible de ser cierto toda vez que cuenta con congruencia clínica en la evolución de reacciones que desaparecieron, así como su restablecimiento, además su narrativa es coherente con detalles específicos y contextualizados». (El subrayado no forma parte del texto original)

La violación deducida es ostensible, pues es dato cierto jurídico que, entre sus razonamientos, la autoridad recurrida consideró, que los medios de prueba aportados al juicio no lograron el convencimiento de la existencia del delito y la responsabilidad del procesado, pues mediante esa manera de resolver no cumplió con su labor jurídica de revisar el camino lógico seguido por la sentenciante al meritar la prueba aportada al juicio, contrario a ello, se remitió a los argumentos del sentenciante y por ello soslayó realizar los propios razonamientos que fundamentaran la decisión.

Para fundamentar su decisión el tribunal de alzada debió explicar si fue lógico demeritar el dicho de la agraviada por que no fue precisa en cuanto al lugar de su cuerpo donde fue tocada y si ello enervó la sindicación. Además, si el hecho de no contar con la declaración de la otra menor que indicó también que había sido agredida, justificaba legalmente demeritar su dicho, cuando en todo caso, el no presentar dicha prueba no era culpa de la agraviada, y en ese sentido, la Sala debió explicar si ese hecho también hacía inexistente la sindicación contra el acusado.

En ese mismo sentido, también debió explicar la logicidad respecto del razonamiento de la sentenciante al meritar el dicho de la progenitora de la menor agraviada, por cuanto que considerar que no sabía el grado que cursaba su hija, o bien, si había estado en anteriores años estudiando en ese lugar, tampoco enervó el hecho, pues no era ese extremo el que se estaba juzgando, sino una agresión sufrida por su menor hija.

La explicación de la Sala debió ser en ese sentido y no desacreditar los hechos del juicio meritando prueba, lo cual le estaba prohibido realizar por el principio de intangibilidad de la prueba regulado en el artículo 430 del Código Procesal Penal.

Se advierte que conforme la normativa jurídica que regula la fundamentación de los fallos judiciales, es obligación de los tribunales referir los motivos de hecho y de derecho, que los llevaron a tomar la decisión proferida, y en el caso de que el pronunciamiento sea derivado del planteamiento de un medio de impugnación que el tribunal de alzada deba conocer, no bastará con que este transcriba lo considerado por ela quo, sino que deberá efectuar un análisis propio de las cuestiones sometidas a su conocimiento y que lo lleven a emitir, de acuerdo a su criterio lógico-jurídico y las normas aplicables, el fallo correspondiente en congruencia con los alcances y límites del medio de impugnación que conoce; de no cumplir con ese mandato legal, se violan los derechos de defensa y del debido proceso garantizados a las partes en el juicio.

Po lo considerado se estima que la Sala recurrida no fundamentó su decisión, pues soslayó revisar la logicidad en los razonamientos del sentenciante al valorar la prueba aportada al juicio, por lo que en ese sentido jurídico el recurso es procedente y así deberá declararse en la parte resolutiva del presente fallo.

LEYES APLICABLES

Los artículos citados y los siguientes: 1, 2, 4, 5, 12,175, 203 y 204 de la Constitución Política de la República de Guatemala; 3, 5, 7, 11, 11 Bis, 16, 20, 21, 37, 43 numeral 8, 50, 437, 438, 439, 440, 442, 446 y 448 del Código Procesal Penal; 1, 9, 16, 57, 58 inciso a), 74, 75, 76, 77, 79 inciso a), 141 inciso c), 142, 143, 147 y 149 de la Ley del Organismo Judicial.

POR TANTO

LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CÁMARA PENALcon base en lo considerado y leyes aplicadas, al resolverDECLARA: PROCEDENTEel recurso de casación por motivo de forma interpuesto por el Ministerio Público, contra el fallo dictado por la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal, de Delitos de F. y otras formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, el seis de julio de dos mil veintidós.II)Ordena elREENVÍOde las actuaciones al órgano supra mencionado para que emita un nuevo fallo sin los vicios denunciados.N.y con certificación de lo resuelto, devuélvanse los antecedentes a donde corresponde.

J.F.B., Magistrado Vocal Quinto, Presidente de la Cámara Penal; D.M.D.S., Magistrada Vocal Cuarto; J.A.P.B.; Magistrado Vocal Décimo Primero; S.V.G.M., Magistrada Vocal Octavo. D.L.N.F., Secretaria de la Corte Suprema de Justicia.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR