Sentencia nº 120-2018 de Corte Suprema de Justicia - Corte Suprema de 20 de Abril de 2020

Ponente:Trata de personas
Fecha de Resolución:20 de Abril de 2020
Emisor:Corte Suprema
 
CONTENIDO

20/04/2020 – PENAL

120-2018

DOCTRINA

Inconsistente jurídicamente denunciar falta de fundamentación del fallo de la S. de apelaciones, si dicha autoridad con sus propios razonamientos explicó que al valorar la prueba, el sentenciante lo hizo en observancia de las reglas de la sana crítica razonada.

En el presente caso consta que, al proceso se aportó prueba testimonial, pericial y documental que demostró el delito de trata de personas imputado a la procesada, y que por consiguiente su condena con base en dicha prueba fue legal, por lo que careció de validez jurídica el reclamo de la recurrente de que, “por no haberse probado el día, hora y lugar de los hechos”, se violó en su perjuicio el principio de razón suficiente.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CÁMARA PENAL:Guatemala, veinte de abril de dos mil veinte.

I)Se Integra Cámara Penal con los suscritos Magistrados, de conformidad con el punto segundo del acta número cuarenta y cinco guión dos mil diecinueve de fecha once de octubre de dos mi diecinueve, correspondiente a sesión extraordinaria de la Corte Suprema de Justicia, con fundamento en el Artículo 2 de la Constitución Política de la República de Guatemala, el Artículo 71 de la Ley del Organismo Judicial y la Opinión Consultiva emitida por la Corte de Constitucionalidad el ocho de octubre de dos mil diecinueve, expediente cinco mil cuatrocientos setenta y siete guión dos mil diecinueve.II)Se dicta sentencia en el recurso de casaciónpor motivo de forma, interpuesto porA.V.D., quien actúa con el auxilio del defensor público C.A.O.C. contra la sentencia dictada por la S. de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal de Delitos de F. y otras formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, el veintiuno de julio de dos mil diecisiete, en el proceso seguido en su contra, por el delito de Trata de personas.

Como querellante adhesivo, actúa la Procuraduría General de la Nación.

ANTECEDENTES

A. DEL HECHO ACREDITADO. “a) Que la acusada A.V.D., fue aprehendida por agentes de la Policía Nacional Civil el día treinta de mayo de dos mil trece a las catorce horas con diez minutos; b) Que la acusada A.V.D. en compañía del sindicado M.A.D.R., transportó, acogió y trasladó a la niña recién nacida hija de la señora (…) en el interior de un vehículo hacia el parqueo del Centro Comercial Metro Norte zona diecisiete de esta ciudad capital, con la finalidad de vender a la niña relacionada por la cantidad de cincuenta mil quetzales; c) Que la acusada A.V.D. sostuvo comunicación con el teléfono de su propiedad con la persona conocida como ESTEBAN, quien denunció los hechos ante la Policía Nacional Civil; d) Que la acusada A.V.D., realizó la transacción con una pareja que se hizo pasar como interesados en comprar a la niña, siendo estos agentes de la Policía Nacional de forma encubierta; d) Que la acusada A.V.D. fue quien solicitó la cantidad de dinero acordada a los agentes de policía que se hicieron pasar como pareja; e) Que a la (sic) A.V.D. se [le] incautó un porta documentos que tenía en su interior el documento personal de identificación de la señora (…).”

B. DE LA RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL DE SENTENCIA.El Tribunal Segundo Pluripersonal de Sentencia Penal de Delitos de F. y otras Formas de Violencia contra la Mujer, Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas del departamento de Guatemala, en sentencia del uno de marzo de dos mil dieciséis, condenó a la procesada por eldelito de Trata de personasy le impuso la pena deocho años de prisión inconmutables.

Indicó que, del análisis de los distintos medios probatorios, tanto testimoniales como periciales, así como la denuncia y posterior aprehensiónin fragantide la procesada, por agentes de la policía nacional civil, quien pretendía vender a la menor agraviada por la cantidad de cincuenta mil quetzales, se derivó la conclusión de la responsabilidad penal de la sindicada por el delito que se le imputó.

C. DEL RECURSO DE APELACIÓN ESPECIAL.La incoada planteó recurso de apelación especial por motivo de forma, denunció inobservancia del artículo385 del Código Procesal Penal, en virtud de que al valorar la prueba pericial el sentenciante no aplicó el principio de razón suficiente, pues no se mencionó el momento en que fue el hecho, es decir la hora, el día, el mes, el año ni como sucedió, y esos datos no podían dejarse a la imaginación porque no lo permite la ley. Es por eso que el tribunal debió hacer un razonamiento completo mediante el cual se entendieran los motivos por los cuales le dio valor probatorio a lo dicho por los testigos.

El sentenciante se conformó con solo referir la prueba testimonial, pericial y documental, y ese extremo constituyó falta de fundamentación de la condenada.

D. SENTENCIA DE LA SALA DE APELACIONES.La S. de la Corte de Apelaciones del ramo Penal, de Delitos de F. y otras Formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala, en sentencia del veintiuno de julio de dos mil diecisiete no acogió el recurso de apelación especial.

Consideró:“En ese orden de ideas se realiza un examen exhaustivo de la sentencia impugnada se puede apreciar que la misma cumple con todos los requisitos que exige la ley para su emisión y la prueba aportada al juicio consistente en prueba, pericial, documental y testimonial a la cual se le dio un valor probatorio positivo, con el cual se acredita la comisión del delito, la participación de la procesada A.V.D., la ejecución y consumación del mismo. Por lo que es importante indicar que del estudio de las constancias procesales específicamente de la sentencia se puede apreciar que el Tribunal realizó un análisis por separado de cada uno de los elementos de prueba, para luego realizar una valoración integral de los mismos, encontrando coherencia y correlación entre unos y otros, dando una explicación del valor probatorio que le dio a cada elemento de prueba y del porqué les concedía dicho valor probatorio, los cuales apoyaron y demostraron la tesis acusatoria del Ministerio Público, que se encuentra desarrollada en su plataforma fáctica del escrito de acusación, este análisis lo realizó utilizando las reglas de la lógica, experiencia y psicológica que conforman los elementos del sistema de valoración de la prueba de la sana critica razonada, a los cuales este Tribunal de Alzada por el principio de intangibilidad de la prueba no puede hacer merito ni otorgarles valor probatorio lo cual está contemplado en el artículo 430 del Código Procesal Penal, toda vez que son los jueces de primera instancia el que (sic) tienen el contacto inmediato y directo con los órganos de prueba, los cuales fueron suficientes para que, se convencieran de la realización del hecho por parte de la procesada y de su participación directa en el hecho ilícito por el cual fue condenada, dando como resultado que convergieran todos los elementos positivos del tipo penal que lo conforman, así como la existencia de los verbos rectores que lo configuran, por lo que el encuadramiento de la conducta realizada por la condenada se encuentra acorde con los presupuesto contenidos en la norma tipo y de la razón suficiente, no obstante el interponente argumenta que no menciona la hora, el día, el mes, el año ni cómo sucedió el caso, no obstante lo alegado por la impugnante carece de veracidad, ya que al revisar el escrito de acusación se lee que el hecho se consumó el día treinta de mayo de dos mil trece aproximadamente a las catorce horas con diez minutos, cuando se produjo la captura de la procesada quien fue aprehendida de forma flagrante, no obstante es de hacer ver que los jueces no pueden dejar en la impunidad un hecho en base a un rigorismo excesivo lo cual no significa falta de fundamentación ni motivación ya que el hecho principal se dio por acreditado y la prueba fue debidamente valorada…”

II. DEL RECURSO DE CASACIÓN

La procesada A.V.D., interpone recurso de casación por motivo deforma, con fundamento en el artículo440 numeral 6del Código Procesal Penal, denuncia inobservancia del artículo11 Bis del Código Procesal Penalen relación con el artículo385 de la misma ley.

Su reclamo consiste en que, la S. infringió la normativa referida debido a que al emitir su sentencia, no fundamentó su razonamiento en cuanto al hecho de que solamente trató de justificar que el Tribunal de primer grado tuvo razón al dictar la sentencia que dictó, pero en ningún momento fundamentó su razonamiento ni hizo referencia directa de que leyes o artículos validaron su razón; por tal motivo tanto la sentencia de primer grado como la sentencia del ad quem en ningún momento subsanaron el error cometido, que es la falta de aplicación del principio de razón suficiente al momento de dictar su sentencia, con lo cual violaron en su perjuicio los derechos de defensa y al debido proceso, y presunción de inocencia.

El tribunal ad quem en ningún momento corrigió el error señalado, por lo que no revisó si al valorar la prueba se aplicaron las reglas de la Sana Critica Razonada, en específico el principio de razón suficiente. De esa cuenta el recurso de casación por motivo de forma debe ser declarado procedente y ordenar el reenvío para la corrección de los errores legales denunciados.

Además indicó, dentro de los medios de prueba que no fueron debidamente valorados se encuentran: la supuesta declaración del testigo denominado E. de quien solo se da a conocer su nombre por temor, pero en ningún momento se pronuncian en cuanto el hecho que fue plenamente identificado o si es un testigo ajeno o un policía encubierto, por otro lado tampoco se identifica el teléfono supuestamente utilizado cuando se pretendía realizar el cobro correspondiente.

III. DEL DÍA DE LA VISTA

El dos de abril dos mil veinte, a las diez horas, fecha y hora que fue señalada para la realización de la vista,la procesada y la Procuraduría General de la Nación como querellante adhesiva no presentaron alegatos. El Ministerio Públicocompareció a reemplazar su participación por escrito y realizó las consideraciones que a su interés concernió.

CONSIDERANDO

-I-

El recurso de casación está dado en interés de la ley y la justicia, constituyendo un medio de control para la corrección jurídica de los fallos de las S.s de Apelaciones, en cuanto a la aplicación de la ley sustantiva y la observancia de las formas esenciales del proceso. El tribunal de casación tiene como función armonizar los intereses descritos, partiendo por regla de los hechos acreditados circunscribiéndose a conocer los errores jurídicos contenidos en la resolución impugnada.

-II-

El reclamo de la procesada consiste en que, la sentencia de la S. carece de fundamentación, debido a que no emitió razonamientos propios, solo se limitó justificar que lo resuelto por el tribunal de primer grado estaba conforme a la ley, pero no explicó si al valorar la prueba aplicó o no, las reglas de la sana critica razonada y el principio de razón suficiente.

-III-

El principio de fundamentación o motivación de las sentencias estriba en que todo fallo judicial debe cumplir con los requisitos esenciales para su validez, así como los fundamentos por los cuales fue emitida, como garantía del debido proceso y como garantía ante la sociedad del apego a la legalidad en el ejercicio de su jurisdicción.

Cámara Penal ha sostenido en varios fallos que no incurre en el vicio de forma contenido en el Artículo 11 Bis del Código Procesal Penal, el tribunal ad quem que en sus razonamientos“muestra a los interesados y a la colectividad en general que ha estudiado el caso debidamente de la causa y que ha tenido en cuenta los principios de la experiencia que le han permitido aplicar las normas legales de acuerdo a un justo criterio de adecuación.”En ese sentido se advierte que la resolución emitida con esos parámetros cumple con la fundamentación exigida por la ley para emitir los fallos judiciales.

De la revisión de la logicidad del fallo recurrido se advierte que, la sala de apelaciones explicó que al realizar el ejercicio intelectivo de valoración de la prueba, el a quo aplicó las reglas de la sana critica razonada, especialmente “la lógica, la experiencia y la psicología” y que de la concatenación realizada de la prueba testimonial, pericial y documental, para el sentenciante quedo probado que, la incoada fue aprehendida por agentes policiales al pretender vender por la cantidad de cincuenta mil quetzales a la menor víctima, circunstancia que fue probada con los elementos probatorios descritos y de los que el a quo construyó inferencias suficientes y derivativas para condenarla. De esa cuenta para la sala de apelaciones la condena por el delito de trata de personas tuvo sustento legal, sobre todo porque de la prueba aportada al juicio no hubo duda para el sentenciante que fue la procesada la que transportó, acogió y trasladó a la menor víctima con la finalidad de venderla, de ahí que alegar violado el principio de razón suficiente, era algo que no tenía asidero legal.

La S. explicó que fue inconsistente jurídicamente denunciar falta de fundamentación del fallo con base en los argumentos de que, no se estableció “la hora, día, mes y año”, en que se realizó el delito, no solo porque desde el punto de vista jurídico no puede denunciarse errorin procedendocon rigorismos exagerados como fue la pretensión de la recurrente, sino porque además dicha denuncia en el presente caso conforme las constancias era inexistente dado que, en la acusación se estableció el día, lugar y hora de la comisión del delito imputado y esos fueron hechos probados conforme la prueba aportada al juicio. De ahí que para el ad quem dicho argumento careció de asidero legal y –a su juicio- no sustentó la falta de aplicación del principio de razón suficiente por parte del Tribunal sentenciador.

Los razonamientos de la sala de apelaciones se estiman que, cumplieron con lo regulado por el artículo 11 Bis del Código Procesal Penal pues, fueron razonamientos propios y los mismos fueron fundados en los hechos objetos del juicio.

Se explicó mediante los mismos, el camino lógico seguido por el sentenciante al valorar la prueba, de donde se concluyó que mediante esa labor jurídica, el sentenciante cumplió con aplicar las reglas de la sana crítica razonada en la valoración de la prueba y que por ello, la sentencia condenatoria fue dictada conforme a derecho.

En ese sentido se advierte que los argumentos de la procesada fueron en cuestionar la prueba, lo que únicamente demostró inconformidad con lo desfavorable que, a sus intereses significó el sentido de lo resuelto, pero ese extremo no fundamenta la pretensión de endilgarle al fallo de la sala falta de fundamentación de su decisión de no acoger el recurso.

Se reitera el cumplimiento de la sala respecto de la obligación de fundamentar pues, es cierto jurídicamente que alegar violado la reglas de la sana crítica razonada, en específico el principio de razón suficiente mediante el argumento que no se probó el día, lugar y hora del hecho, es algo que en el presente caso careció de sustento fáctico y jurídico pues, dichos extremos constituyeron hechos proados en el juicio y se acreditaron, por lo que denunciar que no fue así, se advierte y corrobora que solo fue inconformidad por parte de la procesada por la condena de que fue objeto. Además que la violación al principio de razón suficiente se funda en el hecho de que, se condena sin existir prueba que fundamente la misma y también puede ser que se absuelva del delito, no obstante existir prueba que demuestre la participación del incoado en el hecho; extremos que no sucedieron en el caso objeto de estudio pues, se reitera que la condena por el delito de trata de personas contra la procesada se basó en prueba legitima que fue valorada conforme el sistema legal de valoración que no dejo duda a las partes y la sociedad en general, de su participación en los hechos objeto del juicio, por lo que alegar que se violó dicho principio jurídico, en el presente caso no tiene sustento legal.

En ese orden de ideas se estima que al resolver de la forma en que lo hizo, la sala de apelaciones no incurrió en el vicio de forma endilgado y el recurso interpuesto es improcedente, y así debe declarase en la parte resolutiva del presente fallo.

LEYES APLICABLES

Artículos: los citados y, 1, 2, 4, 5, 12, 17, 203 y 204 de la Constitución Política de la República de Guatemala; 3, 4, 5, 12, 14, 16, 20, 24 Bis, 37, 43 inciso 8º., 50, 160, 437, 438, 439, 441, 442, 446 y 447 del Código Procesal Penal, Decreto 51-92 del Congreso de la República de Guatemala; 1, 9, 16, 57, 58, 74, 77, 79 inciso a), 141, 142, 143, 147, 149, 177 y 207 de la Ley del Organismo Judicial, Decreto 2-89 del Congreso de la República de Guatemala.

POR TANTO

LA CORTE SUPREMADE JUSTICIA, CÁMARA PENAL,con base en lo considerado y leyes aplicadas, resuelve:IMPROCEDENTEel recurso de casación por motivo de forma, interpuesto por la procesada A.V.D., contra la sentencia de veintiuno de julio de dos mil diecisiete, dictada por la S. de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal, de Delitos de F. y otras Formas de Violencia contra la Mujer y Violencia Sexual del departamento de Guatemala.NOTIFÍQUESE, y con certificación de lo resuelto devuélvase los antecedentes a su lugar de origen.

J.F.B., Magistrado Vocal Quinto, Presidente de la Cámara Penal; D.M.D.S., Magistrada Vocal Cuarta; S.V.G.M., Magistrada Vocal Octava; J.A.P.B., Magistrado Vocal Décimo Primero. D.L.N.F., Secretaria de de la Corte Suprema de Justicia.